"Es la vida allí estar, tan fijamente como la helada altura transparente lo finge a cuanto sube, hasta el purpúreo límite que toca, como si fuera un sueño de la roca la espuma de la nube" ... Jorge Cuesta

jueves, 9 de junio de 2011

De vuelta


Cada lugar que piso, cada persona nueva que conozco y cada instante, me deja lecciones más fuertes, más sabores... a pesar de que nunca había estado Playa del Carmen y alrededores, me sentí muy acogida, en primer lugar por mis primos quienes me recibieron y me soportaron los días que estuve ahí, por el lugar y creo que hasta por el clima, que la experiencia de andar sola, fue una experiencia fabulosa.

Este viaje me dejo importantes momentos memorables con amigos y familia que hacia tiempo que no veía, tuve la oportunidad de conocer gente nueva, personas con bondad y buena vibra.

La paz en la playa, el sonido del mar, el sol y su esplendor, la vista de cada sitio que pise, la aventura, creo que experiencias inolvidables, un reencuentro más conmigo misma, la soledad y mucho tiempo para pensar, para sentir, para extrañar, para valorar y vivir, creo que de los instantes más trascendentes que he pasado en soledad.