"Es la vida allí estar, tan fijamente como la helada altura transparente lo finge a cuanto sube, hasta el purpúreo límite que toca, como si fuera un sueño de la roca la espuma de la nube" ... Jorge Cuesta

jueves, 2 de febrero de 2012

Tormenta

Ojos cerrados, mente terca en destrucción, furia lamentable en el despojo de la paciencia, niebla que entorpece la visión, miedo inmenso que carcomía las entrañas, aire contaminado de veneno vicioso, coraje encarnado en la absurda destrucción , dolor en el pecho, con amenaza de no retroceder... Un aliento escapa, los ojos se abren, calma por fin, aire de libertad.