"Es la vida allí estar, tan fijamente como la helada altura transparente lo finge a cuanto sube, hasta el purpúreo límite que toca, como si fuera un sueño de la roca la espuma de la nube" ... Jorge Cuesta

jueves, 8 de noviembre de 2012

Tormentos

Octubre acabó con la promesa de encanto que siempre me traía, dejando el paso al frío que revuelca las hojas caídas en noviembre, más fúnebre y oscuro que nunca, se me congelan los pies, manos y nariz al caminar, como si no bastase la resolana del sol resplandeciente, el viento corre como un día nublado de frío, al tiempo que se esconden pobres los latidos y se corta la circulación, ¿he muerto por dentro? ... muertos los sueños, muertos los anhelos, los hechos, los recuerdos, los odios... ¿muerto todo?... y así flotando como un cubo de hielo sobre soda ... vagando y manteniendo me en el helado congelador... esperando solo lo peor y ¿qué podría ser peor que este hastió de carencia del entusiasmo? es como si hubieran robado mi alma, como si un día hubieran sacado mi entraña y dado de comer a los lobos de la desconfianza, dejando solo el cuerpo sobre el hielo, como recordatorio de alguien sacrifico su ser alguna vez y lo perdió, suicidio dirían ... el amor a veces es solo una treta de lo que queremos darnos a nosotros mismos, una paradoja nefasta de como somos vulnerables y capaces de hacer por otros lo que quizás sea difícil hacer hasta por si mismo...