"Es la vida allí estar, tan fijamente como la helada altura transparente lo finge a cuanto sube, hasta el purpúreo límite que toca, como si fuera un sueño de la roca la espuma de la nube" ... Jorge Cuesta

lunes, 22 de agosto de 2011

Hay un...

Maldito momento, en el que se corta toda inspiración, porque pasa? no entiendo y no quiero saber, entre las cosas que pasan, así como las perdidas humanas, felinas y materiales, he pasado un poco más de un mes con ideas sin forma, donde ya no encontraba ni pies y mucho menos cabeza en nada, a tal grado de casi alcanzar un estado psicótico, por no poder expresar esto que traigo en mente, tener la cabeza llena con mil pensamientos volando y no poder saber cual es la idea real que quiere uno plasmar, es horriblemente estresante.

Ya por fin puedo entender algunos de mis pensamientos volátiles, esta mirada a la vida, que encuentro cual rayo de luz y aunque va rápido, ahí la ves corriendo por el paso de todos los momentos, y ahí nos ves desperdiciando la opción de encontrar alguna oportunidad para un "algo", los demás pensamientos los dejare descansar por ahora.

Es por eso que sólo les comparto... mi mar a brazos abiertos, mi sol con su deslumbrante esplendor a los ojos bien atentos, mi cielo y todo mi universo a sueños estrellados... liberando todo y sin aferrarse a nada, dedicarse a disfrutar de cada sonrisa así como cada lagrima, del amor como de la decepción, si aceptar todas las etapas esta vida mía, donde no necesito tener lo todo ya que se que no me llevare nada.

Saber que siempre se puede más es bueno, muchas veces nos subestimamos y dudamos de nuestras capacidades, ahora se que no duele tanto caer, ni queda tanto dolor después de la caída y que cada cicatriz cuenta más que una historia...

En definitiva ya me quedo con todo, pero sin apropiarme de nada.